Sanación y Cuarentena (2)

solo-desierto

icono_conexion Ir a la parte 1 de este artículo.

En los dos ejemplos del artículo previo, puede entreverse las dos grandes direcciones que toma lo que se conoce como cuarentena (en el contexto de la persona que lo realiza voluntariamente para obtener un beneficio personal): la sanación de enfermedades y el desarrollo espiritual. E igualmente, se puede vislumbrar la variedad de metodologías y tiempos que esta herramienta genérica utiliza.

Existen multitud de experiencias y variantes de la cuarentena, y en este atículo comentaré algunas de ellas.

Ejemplos de cuarentenas y similares


Iniciamos el viaje con un par de ejemplos de una fuente cultural de nuestra idea de cuarentena,  la cabalística hebrea (donde la repetición del número cuarenta evoca la idea de “un tiempo cumplido”). Aquí están los cuarenta días de preparación que Moisés pasa en el monte Sinaí para recibir las tablas de los diez mandamientos, o los cuarenta días y noches de transformación de Jesús en el desierto, donde es tentado por el diablo. Ambos periodos hablan de un proceso interno de cambio para abrazar la nueva vida a la que han decidido abrirse.

Y también nos encontramos con los cuarenta días de cuidados especiales que las mujeres (y a veces los hombres) guardan después del parto, y que existe en todas las culturas de la tierra. Y también implican una adaptación a la nueva vida.

Desde estos cuarenta días, podemos ir al libro icono_conexion  “Calm Healing” , donde Robert Newman habla de ciertas formas especiales de mediatación tibetana practicadas en oscuridad absoluta, conocidas como el “Retiro del Bardo”. Este retiro dura hasta siete semanas (cuarenta y nueve días) en una habitación oscura especialmente preparada, durante el cual todo el contenido del icono_conexion  “Libro tibetano de los muertos” se vuelve experiencial y surgen visiones innatas desde el cerebro (el libro habla de los estados y procesos por los cuales cualquier ser pasa: muerte, experiencia de la realidad, renacimiento, despertar de la consciencia, meditación y sueño). Todo se vuelve una experiencia de desapego, renacimiento y preparación para la nueva vida.

En esta tradición del budismo tibetano, como en la tradición taoista explicada en el artículo anterior, la oscuridad absoluta tiene una cualidad iniciática, la metáfora de moverse desde la oscuridad de la ignorancia hacia la iluminación de la consciencia. Pero es más que una metáfora. En multitud de tradiciones se ha utilizado la deprivación sensorial y la oscuridad como una fuerza chamánica de alteración de la mente. La desorientación causada por perder o desconectar de las referencias del mundo exterior, facilita el foco y la conexión con el mundo interior.

Flexibilizando la idea de cuarenta días, pero manteniendo la idea de sanación y/o desarrollo tenemos muchas otras aproximaciones.

Una forma simple de cuarentena surge cuando ante una situación conflictiva encuentro alguna forma de evitarla y eso posibilita que mi ser se recupere y vuelva a desarrollarse (a veces yo sólo, a veces con ayuda). Por ejemplo, si tengo alergia a las gambas, no tomo gambas. O si alguna persona me “cae mal”, la evito. No me sano completamente, pero consigo volver a una situación de salud, y mantenerme sano si “evito lo que me enferma”, bien por casualidad, bien por tomar consciencia de la situación. Aquí la cuarentena puede ser cuarenta días, 300 Km de distancia, toda la vida sin verse, etc. Aunque parezca algo simple, en la practica real la persona lo puede vivir como algo muy difícil o incluso imposible de realizar.

Una forma más compleja de cuarentena surge cuando vivo una situación conflictiva y no la puedo evitar, bien por imposibilidad física, bien por un bloqueo mental. Aquí la cuarentena implica un cambio interno de actitud, pudiendo manifestar una variedad inmensa de aproximaciones. Aquí podemos recordar la experiencia de vida y muerte en campos de concentración nazi que icono_conexion  Victor Frankl experimentó y narra en el libro icono_conexion  “El hombre en busca de sentido”. El camino de esta cuarentena queda resumido en la siguiente frase del libro: ” A un hombre le pueden robar todo, menos una cosa, la última de las libertades del ser humano, la elección de su propia actitud ante cualquier tipo de circunstancias, la elección del propio camino”. Cuando este camino de cuarentena es llevado al contexto de la vida actual (en la inmensa mayoría de los casos con muchísimo menos dramatismo que la situación descrita en el libro), resulta que la elección de la propia actitud, tiene multitud de posibilidades de desarrollo y solución. Quizás sea aceptar incondicionalmente una situación, quizás sea el perdón completo, quizás sea cerrar una relación desde la compasión (budista) absoluta, quizás sea la comprensión y toma de consciencia no dual de la realidad. Aquí el camino ya no parece tan simple, aunque la persona también lo puede vivir como algo muy difícil o incluso imposible de realizar.

Muchos podemos recordar los “retiros médicos occidentales”. Hasta hace un par de décadas, ciertos médicos te recomendaban que para mejorar de tus dolencias o incluso para sanarlas completamente, debías “viajar” a ciertos “sitios”. A veces eran lugares físicos donde el aire era más limpio, o hacía buen tiempo, o el sol lucía. Otras veces eran lugares psicológicos, donde debías alejarte del ambiente donde vivías (darle la vuelta todo el tiempo a ciertas ideas, mirar sólo los aspectos negativos, estár encerrada en casa, dedicar mucho tiempo a realizar cierto trabajo, etc.), e ir a ambientes “reconstituyentes” (ir a bailar, pasear, leer cómics de humor “loco” como icono_conexion  “13 Rue del Percebe”, ver películas de risa como las de los icono_conexion  “Hermanos Marx”, cambiar de amistades, etc.).

Un ejemplo específico de este tipo de retiros lo podemos recordar en la serie de anime icono_conexion  “Heidi” . En ella, hay una niña paralítica, Clara, que vive en la ciudad de Fráncfort. Ella está acostumbrada a que siempre la estén cuidando. El médico de su familia, aconseja a su padre que vaya una temporada a las montañas para mejorar su estado de salud. Cuando va a las montañas y tiene que desenvolverse en un ambiente completamente distinto del que ha vivido toda su vida, aprende a valerse por sí misma, y se produce el “milagro” de empezar a caminar.

Es posible que recordemos algún médico de antaño, o conozcamos algún medico actual, que además de los roles técnicos y especializados que últimamente han adquirido, dediquen su tiempo a escucharnos como personas globales, a conocer nuestras vidas y circunstancias, y a conversar sobre perspectivas diferentes de enfocar nuestros problemas. Y es posible, que algunos de ellos hayan ido más allá y nos ofrezcan o aconsejen sobre algún retiro que pueda sernos realmente valioso, y estén dispuestos a comprometerse a realizar un seguimiento de nuestros avances hasta sanarnos y desarrollarnos a nuevos niveles.

En este último ámbito del mundo médico, están surgiendo programas de medicina complementaria. Un ejemplo muy conocido es el programa Spectrum del icono_conexion Dr. Dean Ornish. En este programa (con varios estudios científicos validados que lo apoyan), los participantes y sus familias aprenden a adaptar los comportamientos de sus estilos de vida para disminuir el riesgo de desarrollar problemas crónicos y a gestionar (y en muchos casos eliminar) otros ya existentes (diabetes, hipertensión, enfermedades cardiacas, obesidad, cáncer o cambio de la expresión genética). Este programa tiene tiempos variables que van desde 12 semanas, a un año.

Dando un salto cualitativo, nos podemos encontrar con los peregrinajes sagrados, caminatas a pie durante varias horas (por ejemplo 8) a lo largo de varios días. Esta modalidad adquiere multitud de formas y variantes en todas las culturas de la tierra, desde la de los aborígenes australianos, hasta la de los esquimales americanos. En España cada año, multitud de personas realizan uno de estos peregrinajes, el del icono_conexion  Camino de Santiago. Existen multitud de motivos y creencias asociados por los cuales uno puede realizar este viaje. En el marco de este artículo, su utilidad radica cuando se utiliza por un lado para tomar consciencia de mi yo ahora, del entorno donde me muevo, y de la vida que fluye a través de mi y yo en ella, y por otro lado para recapitular toda mi vida para sanarme.

Y ya que hablamos de recapitular (la acción consciente de limpiar, cambiar y liberar mi pasado para crear conscientemente mi presente y futuro), esta es una de las herramientas, dentro de esta cuarentena amplia, más versátiles y ricas en metodologías de toda la tierra. Todas las culturas tienen varios instrumentos de recapitulación. Da lo mismo que trabajemos con las danzas tribales africanas de varios días al ritmo de tambores, con ciertas experiencias de [icono_conexion  tantra de la india, con retiros de meditación icono_conexion vipassana, con los encuentros de  icono_conexion  danzas giratorias de los icono_conexion  derviches del mundo sufí, con la recapitulación sistemática de los toltecas (ver por ejemplo el libro icono_conexion  “El camino tolteca de la recapitulación”), con retiros de respiración taoista, con encuentros de reimprontas extensivas utilizando la PNL, con conversaciones a la naturaleza de los indios americanos, con el trance mantenido del fuego (del cual la icono_conexion  noche de san Juan es tan sólo un espectro) creado por los primeros chamanes icono_conexion  homininos, o con cientos más de instrumentos de este estilo en todo el mundo.

Otra perspectiva de la cuarentena amplia la podemos encontrar en la película icono_conexion  “Samsara” (2001). En ella un joven monje lama, finaliza un retiro de 3 años de meditación aislada en una gruta oscura. Al regresar al monasterio se siente nervioso. En este tiempo se enamora de una chica y se cuestiona los valores de su vida monacal en el monasterio. Abandona la vida monacal, se casa, se hace granjero y tiene un hijo. Posteriormente se cuestiona su sexualidad, y finalmente regresa al monasterio. En la película se pueden intuir varias cuarentenas (vida monacal en comunidad, vida de retiro en una gruta, vida de pareja, vida de granjero, vida de padre, vida de sexualidad, vida de la toma de decisiones), cada una de varios años de duración, algunas superpuestas, con cambios de contexto importantes, y tomas de consciencia crecientes. Hay un trasfondo de desdramatizar lo que son las cuarentenas, pues durante toda la vida estamos cambiando, tomando decisiones, comenzando, recorriendo y terminando viajes. Esto lo podemos hacer llevados por las circunstancias externas, llevados por las circunstancias internas (nuestros condicionamientos inconscientes), o eligiendo con nuestra consciencia desde una perspectiva no dual.

Y yendo a un contexto diferente, también podemos conocer ciertas experiencias empresariales profundas de desarrollo de liderazgo y creación de equipos. En estos eventos, las personas son guiadas en un viaje de toma de conciencia de su situación pasada y actual, del descubrimiento y enriquecimiento de su misión personal, de la colaboración potenciada para realizar un crecimiento tremendamente efectivo, y de la experimentación de cambios operativos en su día a día. Son experiencias que impactan muchísimo a las personas que los realizan, y por medio de las cuales las empresas logran cambios y resultados inicialmente increíbles, y las personas transforman su forma de vivir la vida. Y no es infrecuente que tras una experiencia de este estilo (que suele durar unos pocos meses en tandas por ejemplo de siete días) alguna persona decida abandonar la empresa que le ofreció la experiencia.

Casi para finalizar, seguramente todos hemos oído o leído sobre cientos de retiros de calidad ofrecido por personas y grupos de todo el mundo para fines curativos y/o de desarrollo espiritual. Aquí podemos encontrar programas intensivos, extensivos, centrados en una herramienta, centrados en una metodología, centrado en resultados, personalizados, etc.

Y para finalizar explicaré una historia personal de cuarentena de uno de mis maestros. Él era un director comercial de una importante empresa española. Sus tres mejores amigos, también directores, comenzaron a morir de cáncer de estómago, de pulmón, y de intestino grueso. En todo este proceso, él comenzó a pensar que no tardaría en morir de algo similar. Su mente comenzó a imaginarse que el problema tenía que ver con su forma de vivir. Finalmente dejó arreglado diversos temas, se despidió del trabajo, de sus hijos y de su mujer, y se marcho a Colombia. Allí iba a empezar una nueva vida. Sin embargo, al cabo de un año, había creado una empresa manufacturera de éxito y sentía que volvía a repetir los mismos patrones de antaño.  Se decía “Vaya, he ido a parar a un sitio similar”. Así las cosas, decidió hacer un cambio radical. Había oído que en la selva amazónica, había tribus de indígenas con culturas prehistóricas, mínimo contacto con nuestra civilización, y formas de vida muy dispares de la nuestra. Habiendo realizado ya un corte con su mundo original, realizó el segundo con suma facilidad. Se adentró en la selva, y después de una semana y media, los víveres se le acababan e intentó regresar. Sin embargo, por más vueltas que dió no lo consiguió. Estaba completamente perdido. Tras varios días desorientado y debilitado, fue encontrado por unos índios. Le llevaron a su poblado, recuperó las fuerzas y se quedó a vivir con ellos. Tras varios meses conviviendo con los indígenas, aprendió su idioma, y entonces les pudo infomar de su búsqeda. Los habitantes del poblado le aconsejaron que visitase al brujo. Este era una persona enigmática y solitaria que vivía en ninguno y en todos los lugares de la selva.  Al poco lo encuentra en un claro de la selva, encima de una enorme roca de muy difícil acceso. Sube trabajosamente, se sienta, y le explica para qué había venido a la selva. El brujo, le escuchaba con atención absoluta. El ex-director a veces se callaba un buen rato. El brujo sin decir nada seguía observándole con todos los sentidos puestos en él. Tras cada pausa, el ex-diector pensaba que tenía que explicar algo más, quizás algo nuevo, quizás algo más profundo, quizás algo de lo que no se había percatado todavía. Y volvía a contar algo. Y así con pensamientos y palabras de uno y con sentidos e instintos del otro pasaron 4 días. Cuando el ex-director no tuvo nada que decir, ambos quedaron mirándose 3 días más. Finalmete el brujo se levantó, le dijo que le siguiese y que le ayudase en su labor. Luego se adentró en la selva. El ex-director, le siguió. Transcurrieron varios meses, siguiendo al brujo por la selva. Recolectaba plantas, preparaba encantamientos, asistía a ceremonias, celebraba fiestas, sentía la selva, sentía una llama de sentido en su interior, revivía su vida pasada y le daba el sentido de la vida de la selva, y a veces, pocas, conversaba del flujo de la vida con el brujo. Y una noche estrellada, el brujo le puso su mano en la espalda, y mirando hacia arriba le dijo que había sabido alinear sus estrellas internas con las estrellas del firmamento. Luego, alzó la otra mano al cielo, le miró a los ojos y le dijo que con el sol del nuevo día se iniciaba su vuelta a un mundo nuevo. A la mañana siguiente el curandero se había ido. Lo buscó varios días pero no lo puede encontrar. Y así, el maestro abandonó la selva y regresó a un mundo que no era el que fue, y sí era, el que ya estaba creando.

 

Conclusión


Como podemos apreciar, existen multitud de aproximaciones a la cuarentena como herramienta de sanación y desarrollo (porque realmente son dos términos íntimamente ligados y sólo nuestra mente dual los independiza y especializa).

Quizás en nuestro camino podamos necesitarla. En ese caso, puede ser útil conocer qué aproximaciones son valiosas para nuestra situación particular y cómo combinarlas para crear un instrumento operativo y efectivo.

 (Nota: Algunas referencias a artículos más detallados y que se encuentran en la Wikipedia, están en inglés dado que la fuente equivalente en castellano la valoro algo pobre).

 

 

0

Jon Jaureguizar Núñez

Llevo más de 30 años acompañando apasionadamente a personas a curarse, a mejorar su salud y a vivir la vida de nuevas formas saludables. Además, disfruto formando a personas individualmente y en grupos sobre temas de salud y crecimiento personal centrándome en la práctica y la experiencia. En el trabajo que realizo, integro especialmente conocimientos y experiencias de medicina occidental, medicina china / chikung, coaching personal, programación neurolingüísitca, meditación/mindfulness, trance generativo, integración sistémica y estratégica, biodescodificación / bioneuroemoción y diversos aspectos de otras medicinas complementarias.

Deja un comentario