La velocidad de los movimientos corporales en Chikung

moviendose

La velocidad de los movimientos corporales está en relación con el objetivo a alcanzar. De forma simple puede dividirse en dos grandes grupos:

  • Velocidad rápida: desarrollo de músculos y huesos.
  • Velocidad lenta: desarrollo de conciencia corporal y del foco de acción corporal.

El primer grupo produce efectos similares a los de realizar una tabla de gimnasia tradicional. El segundo grupo requiere un poco mayor de atención.

El primer componente a desarrollar con la velocidad lenta es el de conciencia corporal. Esto implica que el practicante será poco a poco capaz de darse cuenta de más y más aspectos de su cuerpo: músculos, ligamentos, inserciones, movimientos, piel, vísceras, flujos de sangre, flujos de otros fluidos, dilataciones y contracciones, molestias, picores, dolores, tensiones, vibraciones, flujos de algo como energía, tics, posturas automáticas, etc.

El segundo componente a desarrollar con la velocidad lenta es el de focalizar la acción corporal en zonas o funciones del cuerpo. Esto implica que el practicante será poco a poco capaz de actuar con su intención y foco en distintas zonas del cuerpo (más allá de las ya aprendidas, como mover músculos). Aquí las acciones son variar en una zona del cuerpo el flujo de sangre, la temperatura, la sudoración, la tensión arterial, el desarrollo muscular, la resistencia eléctrica, el flujo de energía, la cantidad de sustancias o células, y otras.

Aunque la práctica del Chikung para la salud abarca el trabajo con los dos componentes del segundo grupo, inicialmente se suele dar más importancia al desarrollo de la conciencia corporal. Esto da una base sólida para percibir con claridad los pequeños cambios que se producen mientras se desarrolla el foco de acción corporal, y así poder incrementarlos manteniendo o ajustando el foco de atención.

0

supervisor

Deja un comentario